Artculo sobre Copyleft de Adolfo Estalella

Adolfo Estalella, tambin conocido como ArturoBuenda, ha publicado un interesante artculo sobre Copyleft y su relacin radical frente al clsico Copyright. Como bien afirma, en este caso ArturoBuenda, “A contracorriente con los tiempos actuales, los ltimos libros publicados por la editorial Traficantes de Sueos tienen impreso en sus primeras pginas una nota donde se dice que ‘se permite copiar, distribuir, exhibir e interpretar este texto’. En lugar de perseguir a los piratas, los traficantes han decidido animar a sus lectores a copiar los libros con los que se ganan el pan. Ms an, la modesta editorial ha colgado las obras en Internet para que cualquiera las descargue ntegramente sin pagar un duro“. El artculo de Adolfo esta licenciado con una licencia de Creative Commons (sa) que nos permite reproducirlo con la debida cita de sus condiciones de distribucin y nos habilita a hacer trabajos derivados, distribuirlo bajo la misma licencia con la que lo hemos tomado e incluso a usarlo con fines comerciales.

Copyleft, la alternativa radical al copyright

Por Adolfo Estalella

Los volmenes, con ttulos como Software libre para una sociedad libre o El gobierno imposible, pasan inadvertidos entre obras sobre anarquismo, militancia de izquierdas y ensayos sobre Internet que se amontonan en las estanteras rsticas de la librera que Traficantes tiene en Madrid, un local escondido en un primer piso de la calle Hortaleza, cerca de la Gran Va. Pero esa pequea leyenda que sustituye al tradicional est prohibida la reproduccin total o parcial de este libro por cualquier medio, bla, bla, bla pretende ser una carga de profundidad contra las editoriales tradicionales y contra toda la industria de produccin cultural (discogrficas, productoras de cine, etc.). Al menos este es el desafo que lanzan desde sus trincheras las gentes que se arropan bajo la bandera de lo que llaman copyleft. Una vuelta de tuerca a las leyes de copyright, un juego de palabras que invierte los trminos del copyright al sustituir el prohibido por el est permitido.

El copyleft se ha convertido en un movimiento desorganizado que ha comenzado a cobrar fuerza en los ltimos aos, que agrupa decenas de pequeas y grandes iniciativas que plantean una va alternativa tanto a los derechos de autor como al modelo de produccin cultural de nuestra poca. Comparten casi todos ellos la idea de que los ciudadanos tienen legtimo derecho a hacer copias de las obras culturales (msica, libros o pelculas) y distribuirlas libremente. Lo fundamental que persigue el copyleft es que los autores puedan vivir de su trabajo sin restringir el derecho de los lectores a la copia, explica Amador Fernndez, miembro activo del movimiento copyleft. Su editorial, Acuarela, ha comenzado a publicar tambin sus libros con la autorizacin expresa de que pueden copiarse y distribuirse libremente.

Lo que buscamos es ampliar las posibilidades que la sociedad tiene de acceder a la cultura, dice David Gmez, uno de la decena de jvenes que fundaron hace siete aos Traficantes de Sueos, pensar que alguien que te fotocopia un libro te resta una venta es un error, y abunda en su discurso, para los autores el copyleft es algo tan enriquecedor como conseguir que tu obra est a disposicin de tanta gente como sea posible, dice, no se pretende quitarle al autor el dinero de su esfuerzo, sino que se trata de un esfuerzo compartido que es necesario hacer para ampliar el banco de bienes pblicos, el dominio pblico. Se trata de acabar con la idea que slo unos pocos son los que cantan, escriben y pintan algo en la cultura, abriendo la puerta a que la gente pueda acceder y participar en la cultura, copiarla y transformarla, y en ltima instancia, participar en ella como algo ms que simples consumidores, dicen desde las filas del copyleft.

Detrs del movimiento, que entronca con otros de oposicin a las patentes de los programas de software y biotecnolgicas, hay una crtica contra las sociedades de gestin (SGAE, CEDRO, etc.), la extensin progresiva de la leyes de derechos de autor a nivel mundial y el modelo de funcionamiento de la industria cultural.

Desde el punto de vista legal el autor es el dueo y seor sobre su obra y tiene, segn la ley, pleno derecho a decidir dnde, cundo y cmo se publica y distribuye, quin puede hacerlo, etc.. Si quiere dar libertad para que copien y distribuyan sus obras, como ocurre con el copyleft, pueden hacerlo, explica Marta Malmierca, responsable de servicios jurdicos de CEDRO, entidad que gestiona los derechos de los editores y de los escritores (recauda el canon por las fotocopias de libros, por ejemplo). Los usuarios, por su parte, pueden hacer copias de las obras en casos muy contados, para uso personal, y pagando una compensacin a los autores en forma de canon que se impone a cada cinta, disco compacto o DVD virgen que se vende, o a cada fotocopia que se hace.

El copyleft es admisible, siempre y cuando sea el creador quien decida usarlo y no sea algo que se impone desde fuera, que es lo que algunos defensores de este movimiento quieren, critica Malmierca. Regalen sus libros si ustedes quieren, pero djenme que yo cobre por los mos!, sentencia.

Para muchos, como Amador Fernndez, la opcin por el copyleft es una fundamentalmente una cuestin poltica y tica, aunque est por resolver el dilema de si esto es compatible con los negocios. Es rentable editar un libro del que se pueden hacer copias libremente? Para Amador parece claro, los dos libros que ha publicado como copyleft estn entre los tres ms vendidos de su editorial.

Otro ejemplo de rentabilidad es el colectivo italiano Wu Ming, tambin llamado Luther Blisset, formado por cinco jvenes italianos que realizan sus obras colectivamente y que se ha convertido en uno de los estandartes del movimiento. Su novela Q, un recorrido por los aos de la contrarreforma, ha vendido 200.000 copias pese a que puede descargarse en Internet y copiarse libremente. Los Wu Ming lograron que una gran editorial como Mondadori publicara su libro con la mencin explcita de que se poda copiar, aunque para los responsables de la editorial esta exigencia no fuera ms que un reclamo comercial.

En los mbitos ms diversos de la cultura surgen iniciativas que abrazan este ideario. Proyectos modestos que destacan sin embargo por lo radical de su propuesta. En el tempestuoso mundo musical ya hay tambin grupos que han comenzado a flirtear con la idea del copyleft. Cuelgan su msica en Internet y la distribuyen, ya sea de forma gratuita o previo pago, y una vez en manos de los usuarios estos pueden copiarla y distribuirla libremente, en redes de intercambio por ejemplo.

El cuarteto funky de La Mundial.net, afincados en Barcelona, se han apuntado al copyleft. Han colgado su msica en Internet y permiten que cualquiera la copie y distribuya libremente, e incluso que hagan nuevas versiones de sus temas. A su rebufo se han puesto una docena de grupos que siguen su ejemplo. Ani, alma mater del grupo, justifica su opcin: si nuestra msica es de libre descarga, copia y distribucin ms gente nos conocer, que es lo que pretende cualquier banda. Hay una limitacin, la msica de La Mundial.net puede usarse siempre que sea sin fines comerciales, si alguien se va a lucrar econmicamente con nuestro trabajo entonces debe retribuirnos, apostilla

Hay diferencias en la forma como las diversas iniciativas plantean el uso de las obras. En algunos casos se permite modificarlas, y hacer, por ejemplo, nuevas versiones de canciones, en otras se prohbe hacer uso comercial de las obras o transformarlas, como hacer una traduccin.

En este punto es donde Marta Malmierca, de CEDRO, lanza su crtica: hacen uso de una ley y se acogen a ella para autorizar unas cosas y prohibir otras, seala Malmierca, por qu unas cosas s y otras no?, por qu autorizan por ejemplo que las obras se copien e impiden que se modifiquen?.

El colectivo Wu Ming razonan sobre esto en uno de sus escritos y trazan una lnea clara entre el uso comercial y el derecho a copiar de los ciudadanos que defienden. No podemos consentir que los grandes tiburones de la industria cinematogrfica o televisiva sean parsitos de nuestro esfuerzo y -sin pagar un cntimo- hagan una pelcula a partir del argumento que hemos elaborado, ganen millones y refuercen su posicin de predominio.

Lo cierto es que el movimiento del copyleft, que naci a finales de los ochenta entre programadores informticos del movimiento de software libre, creador del sistema operativo Linux, ha desbordado ampliamente estos mrgenes y se ha extendido a todos los mbitos de la cultura. conquistado el corazn de algunas grandes instituciones como el prestigioso Massachuset Institute of Technology (MIT), el cual se han embarcado en una iniciativa, el Open CourseWare, hasta ahora con ms intencin que resultados, que trata de poner a libre disposicin buena parte del material docente de sus cursos. En Espaa, la Universitat de Barcelona est apostando por una idea similar, mientras que la televisin pblica britnica, la BBC, ha anunciado recientemente que pondr su archivo a disposicin del pblico dando todo tipo de facilidades para que se pueda usar su material. Al carro del copyleft se han subido la editorial estadounidense OReilly, un pequeo sello discogrfico en Internet llamado Magnatune, etc. Optimista, Ani, de La Mundia.net, hace su prediccin para el futuro: el copyleft pone las cosas en su justo sitio, as que tarde o temprano ser una realidad.

Creative Commons, una referencia global
Creative Commons es una de las organizacin sin nimo de lucro que se est convirtiendo en referencia para el movimiento del copyleft a nivel mundial. Fundada en el ao 2001 por el profesor de derecho de Stanford Lawrence Lessig la organizacin ha desarrollado una serie de licencias que dan cobertura legal a cualquier autor que quiera publicar sus obras dando derecho a la copia y la distribucin. Poco a poco la organizacin ha ido ampliando su radio de accin a otros pases que han comenzado a usar sus licencias. Ignasi Labastida, de la Universitat de Barcelona, se encarga de la adaptacin de las licencias Creative Commons al mbito espaol. Su universidad ha lanzado una iniciativa con la que anima a los profesores a publicar sus textos docentes dando libertad para que se copien. La acogida ha sido buena, el uso de la licencia es una manera de conseguir ms difusin, explica Labastida.”

ADREl trabajo reproducido de Adolfo Estalella esta licenciado con la presente Licencia de Creative Commons.

Deja un comentario