Y se va la segunda…! Nota de la Prensa Comercial Argentina bajo Creative Commons.

As como ocurri hace unos meses y avanzando sobre el desarrollo de Creative Commons en la Argentina, el suplemento de “Posgrados y Capacitacin Ejecutiva” del diario Infobae del mes de Octubre trae un artculo de Federico Seineldn que est licenciado con una licencia de Creative Commons Atribucin 2.5 de Argentina. De ah que, con gusto digo … se va la segunda! nota en la prensa comercial argentina bajo Creative Commons. El suplemento se puede encontrar en los kioscos de diarios y revistas. Yo ya tengo mi ejemplar, uno ms para el archivo histrico de Creative Commons en la Argentina, pero tambin en Amrica Latina y en el mundo entero. Ahora s, fuera de la ancdota, les recomiendo que lean la nota de Federico. La misma lleva por nombre “Responsabilidad Social Empresaria (RSE): no slo buenas intenciones”. Federico dice que… “Los valores ticos de los empresarios y profesionales de un pas tambin son parte de sus recursos productivos”. Y s, coincido con su apreciacin. Ah vamos, en busca de un tercer caso (pronto!), aunque quin sabe, … tal vez sea una seccin entera. Les dejo a continuacin el interesante texto de Federico.

———————
[abre cita de artculo]

RSE: no slo buenas intenciones

Desde siempre los hombres se han organizado para satisfacer sus necesidades y alcanzar sus fines. Estas formas de organizacin se fueron complejizando hasta llegar a la figura de la empresa moderna, protagonista indiscutible del modelo actual de desarrollo por su capacidad para transformar riqueza: material, humana y social.

En su evolucin, este modelo ha sido fuente de innumerables progresos, pero tambin ha ido incrementando la franja que divide a los que tendrn oportunidades de los dems, que poco tendrn. A diario vemos en los medios cmo esta situacin ha instituido en la sociedad un clima de permanente reclamo y desprecio hacia el sector privado, arraigndose cada da ms la idea de que las empresas estn dispuestas a cualquier cosa en pos de incrementar su beneficio.

Esta lgica netamente utilitarista an est presente en muchas empresas y genera graves problemas, porque cuando la maximizacin de ganancias se convierte en el fin rector que gua la toma de decisiones, la tica queda relegada al modo de ser de la economa. Esta inversin de prioridades consolida cada vez ms el modelo actual, justificando acciones que atentan contra el bien comn bajo la excusa de la urgencia por crear recursos para disminuir las injusticias. Sin embargo, eto es una falacia, ya que como bien ha comprendido el premio Nobel Amartya Sen, …los valores ticos de los empresarios y los profesionales de un pas tambin son parte de sus recursos productivos. Si estos valores no existen o no comienzan a incorporarse en el ADN de las organizaciones y, por ende, en los flujos e interacciones de sus miembros, a largo plazo las empresas perdern la capacidad de generar tanto capital econmico como capital social.

El desafo es tomar esta realidad como punto de partida para construir un nuevo modelo con un rostro ms humano; un ecosistema vivo, articulado y dinmico en el que empresa y sociedad interacten positivamente.

En los ltimos aos, las empresas han venido realizando esfuerzos para avanzar en ese sentido, el auge que ha tenido la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) da fe de este proceso y tal vez sea hoy la mejor alternativa para buscar ese equilibrio inestable entre los pblicos interesados con los que la empresa interacta.

Mientras madure y dure este proceso de cambio, hacia la bsqueda de nuevas organizaciones de produccin y consumo que la humanidad necesita, ser importante comenzar a trabajar en la redefinicin del concepto de empresa, considerndola como una institucin social que tiene su principio y fin en el hombre. La empresa no encuentra hoy mayor sentido que velar por el desarrollo de las personas que involucra, de all precisamente deviene su responsabilidad.

Este cambio de paradigma nos enfrentar a paradojas terribles, situaciones antagnicas dentro y fuera de la empresa, un posible devenir traumtico y contradictorio; pero posiblemente sea un nuevo punto de inflexin, una pequea grieta, tal vez dbil, potica y hasta simulada, que nos permitir soar o definir en un futuro no muy lejano un nuevo plano donde gestar modelos diferentes de produccin y cooperacin.

Una empresa ser socialmente responsable cuando sea capaz de compartir la vida y la historia de una sociedad celebrando en cada accin la dignidad humana y respondiendo ticamente a los desafos de su propio devenir.

Con esfuerzos ticos firmes y sostenidos se generar dentro de la empresa un sistema de resistencia, un antdoto, al mismo modelo que hoy la incluye y del cual ella depende, que crear las condiciones de posibilidad para la aceleracin de los procesos de regeneracin de nuevas estructuras sociales, ms justas y solidarias. No habr progreso verdadero mientras sigan existiendo brechas entre los hombres, y estas brechas que hoy nos alejan se reducen operando ticamente en el contexto, con trabajo y compromiso, en palabras de Gandhi: No podremos construir un mundo diferente si nos mantenemos indiferentes.

Bajo esta ptica la RSE tiene grandes posibilidades de ser la semilla del buscado cambio, sino ser solo buenas intenciones, filantropa newage o una nueva jerga de management.

Federico Seineldin
CEO Openware
Agosto 2005″

[cierra cita de artculo]
————————

Aparecido por primera vez en la edicin impresa del suplemento “Posgrado y Capacitacin Ejecutiva” del Diario Infobae, Octubre de 2005, Buenos Aires, Argentina. Bajo licencia de Creative Commons Atribucin 2.5 de Argentina

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Juan Carrera

    Me parece buensimo el art. de Federico y agrego: pensado desde el interior individual de una empresa, esta mirada parece contradecir los objetivos propiamente empresariales o parece ser una estrategia para acumular ms, tal como lo seala l. Creo que un desafo es cambiar el punto desde donde miramos, si somos capaces de tener una mirada ms alla de nuestros pequeo inters individual y de corto plazo, entonces todo lo que dice Federico empieza a ser imaginable.

  2. Ariel Vercelli

    Es cierto Juan, tambin comparto el punto que mencions. Creo que esa es la medida que tenemos que tomar cuando evaluamos el capital o los recursos productivos con los que contamos (en una empresa, una institucin o un gobierno). Tambin la forma de mirar, una perspectiva, la visin a futuro, una posicin tica, conforman el capital con que contamos.

Deja un comentario