Las redes distribuidas y las participaciones polticas emergentes

Las formas de participacin poltica en la era digital estn cambiando rpidamente. Los gobiernos, los partidos polticos, los militantes o las ciudadanas y ciudadanos incluidos tecnolgicamente disponen, con mayor o menor grado de institucionalizacin, de diversos canales, plataformas y redes sociales para expresarse, participar o hacer poltica. La poltica se presenta cada vez ms como un emergente distribuido, espontneo y colaborativo.

Los cambios polticos descritos se unen y articulan con cambios tecnolgicos. Puntualmente, se relacionan con varios principios filosfico-polticos que estn codificados o tecnologizados en la arquitectura de Internet. Internet es una red de pares, distribuida, abierta y basada en el argumento end to end (e2e, de extremo a extremo). As, los usuarios-finales de Internet, sin importar su ubicacin o condicin, pueden funcionar indistintamente como emisores o receptores.

Internet creci y se expandi a nivel mundial gracias a ser una red distribuida. El valor se produce desde sus extremos, son los usuarios-finales los que crean y aportan todo tipo de valor a la red: procesamiento de datos, informacin, ideas, expresiones, creatividad, preferencias, consumo, etc. Esto fue lo que permiti que en pocos aos se construyera una matriz tecnolgica que alcanz y actualmente afecta a la totalidad del entramado socio-poltico a nivel global.

La posibilidad de que los gobiernos, los partidos polticos, los militantes o cualquier ciudadana o ciudadano (incluido tecnolgicamente) puedan disponer de estas tecnologas con fines polticos cambia sustancialmente las formas de hacer poltica. Las tecnologas digitales y la arquitectura de Internet estn colaborando a que los procesos polticos sean cada vez ms una resultante directa, un emergente colaborativo, de la participacin poltica distribuida.

Estos cambios pueden observarse en cualquiera de las nuevas formas de expresin y participacin poltica. Tambin aparecen claro en algunas campaas polticas a nivel mundial y en redes sociales polticas: por ejemplo, #sumateacristina, ms que una red centralizada, busca conformase como una red social horizontal y distribuida, donde cada militante, cada ciudadana/o, pueda aportar creativamente y compartir ideas y actividades para sumarse a la re-eleccin de la actual Presidenta.

Dentro de esta red social cada persona puede expresarse, publicar ideas, opiniones, dialogar con otros sobre cualquiera de los temas polticos propuestos. A su vez, se pueden proponer temas, formar grupos temticos, de actividades por regin o provincia, o llevar adelante la representacin de otros militantes o agrupaciones. El proceso poltico dentro de estas redes es un emergente, es la resultante directa de un nuevo tipo de participacin poltica distribuida y colaborativa.

Estos procesos polticos distribuidos pueden ir ms all de las computadoras personales, los telfonos mviles o los servidores de grandes empresas? Pueden traducirse a las calles y resultar en movilizaciones ciudadanas? Hasta hace muy pocos aos se pensaba que el mundo digital, los mundos virtuales, estaban disociados del mundo real, urbano, de la realidad fsica cotidiana. Sin embargo, hoy es muy claro que estas tecnologas son ubicuas y llegaron para quedarse.

Cada vez son ms frecuentes los flashmobs o, en espaol, multitudes instantneas o movilizaciones relmpago. Haciendo uso de cadenas de correos electrnicos, telfonos mviles, mensajes de textos y redes sociales (como Twitter o Facebook) las ciudadanas y los ciudadanos deciden un lugar de encuentro, un tema convocante (u objetivo) y se renen sbita o instantneamente en diferentes espacios pblicos urbanos.

Estas movilizaciones relmpago han servido para los ms diversos fines: intervenciones artsticas, acciones comunitarias, asaltos comercios, quema de autos o movilizaciones ciudadanas de protesta. A principios de agosto de 2011 los flashmobs pasaron a ser noticia en Londres (Reino Unido) y en Filadelfia (EE.UU.) por varias movilizaciones de protestas populares que terminaron con detenidos y cortes parciales (focalizados) de servicios telefona, Internet y redes sociales.

La participacin poltica en la era digital est cambiando rpidamente. Es necesario analizar y repensar la poltica como un emergente distribuido, de produccin colectiva, colaborativa, de pares / iguales, que se produce desde los extremos, que es mvil y que algunas veces hasta puede presentarse como un relmpago. Estas nuevas formas de participacin poltica son muy relevantes para la soberana popular, los intereses nacionales y la construccin de mejores democracias.

* El Dr. Ariel Vercelli es Presidente de BIENES COMUNES A. C. e Investigador del CONICET / IEC-UNQ. Columna publicada en la seccin de Tecnologa de Tlam. Sin licencia.

Deja un comentario